Revista 2020    2019    2018    2017    2016    2015    2014    2013    2012    2011    Archivo
Vol 22, Nº 1 Vol 22, Nº 2 Vol 22, Nº 3
Vol 21, Nº 1 Vol 21, Nº 2 Vol 21, Nº 3 Vol 21, Nº 4 Vol 21, Nº 5 Vol 21, Nº 6
Vol 20, Nº 1 Vol 20, Nº 2 Vol 20, Nº 3 Vol 20, Nº 4 Vol 20, Nº 5 Vol 20, Nº 6
Vol 19, Nº 1 Vol 19, Nº 2 Vol 19, Nº 3 Vol 19, Nº 4 Vol 19, Nº 5 Vol 19, Nº 6
Vol 18, Nº 6 Vol 18, Nº 5 Vol 18, Nº 4 Vol 18, Nº 3 Vol 18, Nº 2 Vol 18, Nº 1
Vol 17, Nº 6 Vol 17, Nº 5 Vol 17, Nº 4 Vol 17, Nº 3 Vol 17, Nº 2 Vol 17, Nº 1
Vol 16, Nº 6 Vol 16, Nº 5 Vol 16, Nº 4 Vol 16, Nº 3 Vol 16, Nº 2 Vol 16, Nº 1
Vol 15, Nº 6 Vol 15, Nº 5 Vol 15, Nº 4 Vol 15, Nº 3 Vol 15, Nº 2 Vol 15, Nº 1
Vol 14, Nº 6 Vol 14, Nº 5 Vol 14, Nº 4 Vol 14, Nº 3 Vol 14, Nº 2 Vol 14, Nº 1
Vol 13, Nº 6 Vol 13, Nº 5 Vol 13, Nº 4 Vol 13, Nº 3 Vol 13, Nº 2 Vol 13, Nº 1
Archivo anterior a 2011
encuesta covid
Recursos para Socios

medinteract



congreso atencion farmaceutica cadiz 2019
Del Servicio Profesional a la Continuidad Asistencial
Autor: Dra. Ana Dago y Dr. Juan del Arco :-: Publicado: 24-02-2017

 ../archivos/3171/Ana Dago.jpg../archivos/3174/Foto Juan del Arco.jpg

Miembros de la ejecutiva de Fundación Pharmaceutical Care
 

Aunque la reorientación del ejercicio de la farmacia, desde el medicamento hacia el paciente data ya del pasado siglo, es en los últimos años cuando más se está hablando de los servicios farmacéuticos a los usuarios, como nuevo paradigma de la profesión.

 

Si bien resultaría injusto afirmar que la labor de los farmacéuticos tradicionales se olvidaba de los personas y se centraba exclusivamente en los medicamentos que elaboraban, resulta evidente que es en las últimas décadas cuando se aprecia en el colectivo farmacéutico una mayor preocupación por la vertiente asistencial de nuestra profesión.

 

Los servicios profesionales no son un invento reciente, pero si constituye una novedad el gran interés que despiertan en el colectivo farmacéutico. Las primeras experiencias datan ya de las últimas décadas del pasado siglo pero es ahora cuando podemos afirmar que ya ha calado en la profesión la conciencia de que es necesario aprovechar las oportunidades y afrontar las responsabilidades que nos ofrece y nos exige la sociedad del nuevo milenio.

 

En el campo de la farmacia comunitaria, existe un evidente interés por desarrollar nuevos servicios y un creciente número de propuestas en este sentido. Pero no se debería perder de vista que, aunque los servicios profesionales farmacéuticos no siempre vayan a estar ligados a los medicamentos, si que deberían estar centrados en la conservación y la recuperación de la salud.

 

La evolución de la sociedad ha supuesto la llegada al mercado de un sinfín de productos que no se comercializan como medicamentos pero se destinan a una finalidad preventiva o incluso como sucede con muchos complementos alimenticios, presentan una composición que hace décadas era propia de los medicamentos y solo podían por tanto adquirirse en farmacias (de los que el ejemplo característico son los complejos vitamínicos). Paralelamente ha crecido otro campo, también propiamente farmacéutico como los productos sanitarios y los de autodiagnóstico.

 

Resulta evidente que ante esa realidad, el farmacéutico no puede restringir su actividad al medicamento, pero ello no significa que deba perder su vocación de profesional sanitario. Como en otros muchos aspectos, la evolución social plantea retos, tentaciones y dificultades para la farmacia, la clave del futuro es saber afrontarlos.

 

Otro gran desafío lo constituyen los nuevos medicamentos biotecnológicos, que suponen importantes innovaciones terapéuticas que van indisolublemente unidas a un gran impacto sobre los costes de los tratamientos. Todos los farmacéuticos asistenciales tienen que verse interpelados por ese reto y no solo los que ejercen en los hospitales, ya que estos fármacos se utilizan también cada vez más por parte de pacientes ambulatorios.

 

Todos los nuevos medicamentos necesitan un seguimiento pos comercialización en el que se deben implicar tanto los farmacéuticos hospitalarios como los comunitarios. Pero además tenemos que afrontar la importante misión de contribuir a mantener la continuidad asistencial en la transición entre niveles. Los pacientes que reciben el anticuerpo monoclonal más novedoso utilizan también otros medicamentos que pueden tener influencia en el resultado del tratamiento, que hace que el seguimiento farmacoterapéutico a estos pacientes, no pueda llevarse a cabo con garantías sin la participación del farmacéutico comunitario y por supuesto sin la colaboración del médico de atención primaria.


Por eso en ese camino tenemos que ser capaces de tender puentes intra e interprofesionales. El reto de contribuir a conservar y recuperar la salud de los ciudadanos afecta a todos los farmacéuticos asistenciales y a todas las profesiones sanitarias. Solo avanzaremos si somos capaces de trabajar juntos, porque la continuidad del proceso asistencial es clave para obtener resultados en salud y porque la unión hace la fuerza.

 

Afortunadamente, cuando las profesiones deben responder a nuevas necesidades y reorientar sus tareas siempre surgen iniciativas de colaboración y se ponen en marcha proyectos ilusionantes. Sin embargo, también se generan algunas reticencias y siempre hay quienes están más dispuestos a generar problemas que soluciones. Pero la respuesta a aquellos que no buscan la colaboración sino la confrontación, a quienes por encima del interés de los pacientes ponen sus celos profesionales es ignorar sus delirios y construir entre todos un sistema sanitario más colaborativo.

 

Esos son algunos de los principales desafíos a los que nos enfrentamos y este año vamos a tener una oportunidad de analizarlos y reflexionar sobre ellos en Burgos; el Congreso Nacional de Atención Farmacéutica, el clásico encuentro científico de toda la farmacia asistencial es la mejor ocasión para ello.


<= Volver


socio colaborador



canal youtube pharmaceutical care españa canal youtube pharmaceutical care españa

acceso campus virtual PHcare