Revista 2021    Revista 2020    2019    2018    2017    2016    2015    2014    2013    2012    2011    Archivo
Vol 23, Nº 3 Vol 23, Nº 2 Vol 23, Nº 1
Vol 22, Nº 1 Vol 22, Nº 2 Vol 22, Nº 3 Vol 22, Nº 4 Vol 22, Nº 5 Vol 22, Nº 6
Vol 21, Nº 1 Vol 21, Nº 2 Vol 21, Nº 3 Vol 21, Nº 4 Vol 21, Nº 5 Vol 21, Nº 6
Vol 20, Nº 1 Vol 20, Nº 2 Vol 20, Nº 3 Vol 20, Nº 4 Vol 20, Nº 5 Vol 20, Nº 6
Vol 19, Nº 1 Vol 19, Nº 2 Vol 19, Nº 3 Vol 19, Nº 4 Vol 19, Nº 5 Vol 19, Nº 6
Vol 18, Nº 6 Vol 18, Nº 5 Vol 18, Nº 4 Vol 18, Nº 3 Vol 18, Nº 2 Vol 18, Nº 1
Vol 17, Nº 6 Vol 17, Nº 5 Vol 17, Nº 4 Vol 17, Nº 3 Vol 17, Nº 2 Vol 17, Nº 1
Vol 16, Nº 6 Vol 16, Nº 5 Vol 16, Nº 4 Vol 16, Nº 3 Vol 16, Nº 2 Vol 16, Nº 1
Vol 15, Nº 6 Vol 15, Nº 5 Vol 15, Nº 4 Vol 15, Nº 3 Vol 15, Nº 2 Vol 15, Nº 1
Vol 14, Nº 6 Vol 14, Nº 5 Vol 14, Nº 4 Vol 14, Nº 3 Vol 14, Nº 2 Vol 14, Nº 1
Vol 13, Nº 6 Vol 13, Nº 5 Vol 13, Nº 4 Vol 13, Nº 3 Vol 13, Nº 2 Vol 13, Nº 1
Archivo anterior a 2011
Jornada-Reflexion
Recursos para Socios

medinteract



congreso atencion farmaceutica cadiz 2019
Farmacia de Cabecera: una realidad que implica continuidad y polivalencia
Autor: Teresa Erayalar :-: Publicado: 22-03-2018

../archivos/3759/Teresa.pngTeresa Erayalar

Patrona Fundación Pharmaceutical Care España

 

La elección de farmacia por el usuario es libre para cada dispensación, y es la proximidad uno de los factores que condiciona la elección (al domicilio, al trabajo y de forma muy significativa la proximidad al centro donde se realiza la prescripción). En 1987 Gérvas y col  introducen el término farmacia de cabecera (la que elige el paciente como referencia)  y  hoy nos referimos al farmacéutic@ de cabecera que presta servicios profesionales de Atención Farmacéutica. 

 

“Continuidad” es la concatenación /coordinación de eventos de atención respecto a una enfermedad en un paciente.

 

“Longitudinalidad”( 1974 Alpert y Charney ) :  relación personal y  polivalencia que permite ofrecer servicios variados y atención muy diversa que hace que la población (individuos, pacientes, comunidad, familiares) tenga como primera fuente de cuidados al profesional conocido a lo largo de su vida, con la oferta por el propio profesional de muchos y variados servicios, y  la identificación por la población de esa oferta con el uso razonado de la misma(J Gérvas).

 

Aunque longitudinalidad y continuidad se emplean indistintamente, no son sinónimos, sin embargo son términos relacionados.

 

La longitudinalidad del servicio es una realidad en muchas farmacias españolas. La estabilidad de los puestos de trabajo y la titularidad ligada a la propiedad facilita que cliente y personal de la farmacia se conozcan, para bien y para mal. Por sus peculiaridades comerciales, se entrecruzan la longitudinalidad  y la fidelización del cliente; si el paciente es fiel a su farmacia (farmacéutic@) y el profesional se implica para conseguir mejorar el uso de los medicamentos o detectar errores asociados a la práctica clínica por los medicamentos se alcanza la longitudinalidad. Si no hay vínculo profesional se pierde el concepto de longitudinalidad aunque se trate de un cliente habitual.

 

La conciliación (como ejemplo de continuidad y longitudinalidad) es un proceso formal que compara la medicación habitual del paciente con la medicación prescrita después de una transición asistencial, con el objetivo de analizar y resolver las discrepancias detectadas  (cualquier diferencia entre la medicación que tomaba previamente y la prescripción tras una transición asistencial). En la transición entre niveles (como es el caso del alta hospitalaria) el paciente y la familia son especialmente vulnerables, bien por los cambios en los tratamientos, por el diagnóstico de nuevas enfermedades o por errores asociados a la práctica clínica como errores de prescripción.

 

Las discrepancias pueden ser justificadas o no y las no justificadas requieren intervención por parte del profesional para su aclaración y resolución (es imprescindible establecer herramientas de comunicación ágiles y seguras). El tiempo de intervención vendrá establecido por la gravedad de las consecuencias de las discrepancias encontradas en cada paciente concreto.  En el proceso a realizar se contempla el acceso a fuentes de información como el informe de alta (documento médico reservado propiedad del paciente) o la entrevista, ambos pueden vulnerar la intimidad, excepto si se oferta como servicio que el paciente es libre de rechazar. Es el paciente el que decide hasta donde compartir dicha información: confidencilidad.

 

No es posible la conciliación si están bloqueadas la vías de comunicación interprofesional: porque no son conocidas o no existen (e-receta), porque el paciente no entrega informe, porque es imposible acceso al prescriptor o al médico de cabecera.

 

La conciliación tiene como objetivo final la seguridad del paciente; es más que cruzar datos, incluye verificar conocimiento y comprensión de objetivo terapéutico (para que me lo dieron y como sé si funciona o no), posología y pauta de administración (cuánto cómo cuándo y durante cuánto tiempo he de usarlo), cómo se manipula y se conserva, conocimiento del daño potencial del tratamiento (cómo reconocer una reacción adversa o la manifestación de una interacción).

 

Las competencias en conciliación  son de todos los profesionales con conocimientos adecuados y voluntad de colaborar en el bienestar y la seguridad del paciente; debería hacerla el primer profesional con el que se encuentra el paciente al alta hospitalaria. En la conciliación no hay límites, hay limitaciones.

 

No se trata sólo de estar capacitado, hay que ser capaz.

 

(Seminario de Innovación en Atención Primaria 2017.Promovido por Juan Gérvas y Mercedes Pérez Fernández)


<= Volver


socio colaborador



canal youtube pharmaceutical care españa canal youtube pharmaceutical care españa

Taller práctico de Dispensación y Seguimiento Farmacoterapéutico a personas con diabetes tipo II
Abordaje práctico de pacientes con diabetes tipo 2 en Farmacia Comunitaria