Revista 2021    Revista 2020    2019    2018    2017    2016    2015    2014    2013    2012    2011    Archivo
Vol 23, Nº 3 Vol 23, Nº 2 Vol 23, Nº 1
Vol 22, Nº 1 Vol 22, Nº 2 Vol 22, Nº 3 Vol 22, Nº 4 Vol 22, Nº 5 Vol 22, Nº 6
Vol 21, Nº 1 Vol 21, Nº 2 Vol 21, Nº 3 Vol 21, Nº 4 Vol 21, Nº 5 Vol 21, Nº 6
Vol 20, Nº 1 Vol 20, Nº 2 Vol 20, Nº 3 Vol 20, Nº 4 Vol 20, Nº 5 Vol 20, Nº 6
Vol 19, Nº 1 Vol 19, Nº 2 Vol 19, Nº 3 Vol 19, Nº 4 Vol 19, Nº 5 Vol 19, Nº 6
Vol 18, Nº 6 Vol 18, Nº 5 Vol 18, Nº 4 Vol 18, Nº 3 Vol 18, Nº 2 Vol 18, Nº 1
Vol 17, Nº 6 Vol 17, Nº 5 Vol 17, Nº 4 Vol 17, Nº 3 Vol 17, Nº 2 Vol 17, Nº 1
Vol 16, Nº 6 Vol 16, Nº 5 Vol 16, Nº 4 Vol 16, Nº 3 Vol 16, Nº 2 Vol 16, Nº 1
Vol 15, Nº 6 Vol 15, Nº 5 Vol 15, Nº 4 Vol 15, Nº 3 Vol 15, Nº 2 Vol 15, Nº 1
Vol 14, Nº 6 Vol 14, Nº 5 Vol 14, Nº 4 Vol 14, Nº 3 Vol 14, Nº 2 Vol 14, Nº 1
Vol 13, Nº 6 Vol 13, Nº 5 Vol 13, Nº 4 Vol 13, Nº 3 Vol 13, Nº 2 Vol 13, Nº 1
Archivo anterior a 2011
Jornada-Reflexion
Recursos para Socios

medinteract



congreso atencion farmaceutica cadiz 2019
Investigacin farmacutica y tica, una oportunidad para la implantacin de servicios farmacuticos
Autor: Ana Santamaria y Carlos Redondo :-: Publicado: 22-03-2018

 

../archivos/3827/Ana Santamaria.jpg../archivos/3826/Foto_CarlosRF.jpg

Ana Santamaria, Tesorera Fundación Pharmaceutical Care

Carlos Redondo , Profesor Asociado del Departamento de Ciencias Médicas y Quirúrgicas de la Universidad de Cantabria.

 

El farmacéutico por su formación, por la facilidad en el acceso a fuentes de información sobre medicamentos y por su experiencia en el seguimiento farmacoterapéutico de los pacientes, obtiene con facilidad información sobre patrones de uso de los medicamentos cuando estos son utilizados, en condiciones reales, en aquellas áreas en las que se haya detectado falta de evidencia, o para resolver dudas concretas derivadas de su manejo. El volumen de pacientes que diariamente atienden en la Farmacia Comunitaria, así como el contacto con enfermos pluripatológicos y polimedicados, hacen que este ámbito comunitario sea especialmente valioso para el estudio de los resultados clínicos y económicos derivados de la implantación de servicios farmacéuticos.

 

La profesión farmacéutica reclama cambios en la práctica asistencial del farmacéutico que, para poder implantarse de manera generalizada, deberían ir acompañados de evidencia científica contrastada de los diferentes servicios e intervenciones propuestas por el farmacéutico comunitario de cara a la sociedad y al sistema nacional de salud pública.

 

Este tema se viene discutiendo hace tiempo. Cada vez hay más publicaciones científicas en farmacia comunitaria, gracias al esfuerzo, muchas veces totalmente altruista, de muchos de los farmacéuticos que están en este barco rumbo a la implantación de la Atención Farmacéutica y que esperamos que, por fin, algún día llegue a buen puerto. Pero es momento de reflexión serena, de mejoras y hay que dar un salto cuantitativo y también cualitativo sobre la Investigación en Farmacia Comunitaria, para culminar con éxito todos los esfuerzos.

 

Este debate se puede enfocar desde diferentes perspectivas, pero la calidad metodológica va directamente ligada a las consideraciones éticas, que hay que tener en cuenta a la hora de planificar un proyecto de investigación, independientemente del diseño que sea y de su ámbito de aplicación.

 

Con la Ley 14/2007 de 3 de julio de Investigación Biomédica se establece la obligación de obtener el informe favorable del Comité Ético de Investigación Clínica (CEIC), cuyas funciones son velar por los derechos de los pacientes asegurando que se respetan los principios éticos y que la investigación tiene calidad y validez metodológica; el consentimiento informado (CI), es el documento que firma el sujeto de la investigación o su representante legal y el investigador en el que se detalla además el nombre del estudio, que se respetará la confidencialidad de los datos, afirmación del sujeto que ha entendido y que lo firma libremente y la Hoja de Información al paciente (HIP), en la que el paciente reconoce que participa en un estudio, nombre del mismo,  hoja de ruta, información sobre riesgos, entre otros items. El aporte de esta documentación es una tarea fundamental y una oportunidad para propiciar el cambio de calidad que las publicaciones farmacéuticas necesitan. Su elaboración no es una barrera que dificulta, sino que son los garantes y favorecedores de una investigación de calidad, al proporcionar ese soporte metodológico necesario en cualquier proyecto científico.

 

Sea cual sea el diseño utilizado, observacional o experimental, hay que preparar esta documentación con antelación y contactar con los organismos oficiales tales como el CEIC, ya que disponen de experiencia en la elaboración y coordinación de trabajos y protocolos científicos. Con esto se consigue un mayor apoyo al colectivo investigador en el ámbito de la farmacia comunitaria.

 

Es relevante el papel que las sociedades científicas pueden tener en la preparación de cursos de formación sobre investigación clínica. En este sentido, la Fundación Pharmaceutical Care España ha publicado en su revista (Pharm Care Esp. 2015; 17(4): 482-493) una publicación en la que se trata este tema con más profundidad para quien le pueda interesar y en la que se concluye que: “Con estas consideraciones se pretende concienciar a los profesionales que se dedican a la investigación, y más en concreto a los farmacéuticos, para que tengan en cuenta siempre los aspectos éticos antes de emprender una investigación y también cuando la quieran publicar”


<= Volver


socio colaborador



canal youtube pharmaceutical care españa canal youtube pharmaceutical care españa

Taller práctico de Dispensación y Seguimiento Farmacoterapéutico a personas con diabetes tipo II
Abordaje práctico de pacientes con diabetes tipo 2 en Farmacia Comunitaria